close
POSTRES CASEROSRECETAS ABC

Galletas de almendra crujientes típicas de Bélgica

    Hoy te trigo las mejores galletas de almendra crujientes que he hecho en casa. Hoy es 10 de mes, y tenemos nuestra cita con el reto “Viaje Entre Sabores“, ya comenzando la 2da temporada, y este mes ha sido Nathalie del blog “Ideas con Sabor” quien ha elegido el destino, y nos ha llevado a preparar cosas muy ricas a Bélgica.

    Yo me he traído estas ricas galletas de almendra, que saqué del libro de Flo Braker llamado “Sweet Miniatures“, es una versión muy pero muy rica de las galletas belgas “pain d’amande”. 

    El secreto para que estas galletas sean muy crujientes, es que el azúcar no se disuelva por completo, y la receta original lleva una azúcar moreno especial, la cual tiene cristales más granes de lo común que hace que sea más difícil disolverse.

    Como yo no soy muy amante de la azúcar moreno porque me parece directamente un timo, es más cara que la normal y se ve claramente como son cristales de azúcar refinada pintadas con melaza para que se vea ligeramente marrón.

    Cuando me percaté de ese detalle hace algunos años, hice mis respectivas investigaciones, y efectivamente más de uno en la red, denuncia el timo de la azúcar morena aquí en España. La verdad me sentí acompañada, y actualmente no gasto ni un euro en azúcar moreno, prefiero usar panela de caña, o directamente azúcar refinada.

    En esta ocasión como la idea es que los granos de azúcar cumplan su función de hacer la galleta crujiente, lo que hice fue añadir mitad de azúcar refinada, y mitad de panela de caña pulverizada (azúcar mascabado).

    Aparte de que estas galletas de almendra son crujientes, tienen un ligero sabor caramelizado que le da la panela de caña, y a canela que le da un toque especial muy rico.

    Yo he hecho algunas variaciones a la receta original, pero han quedado deliciosas y crujientes hasta más no poder. Vamos con la receta.

    Receta de galletas de almendra belgas

    Ingredientes:

    • 3 tazas de harina de trigo
    • 115 gr de margarina (o mantequilla)
    • 60 ml de agua
    • 1/2 taza de azúcar
    • 1/2 taza de panela de caña
    • 1 cdita de polvo de hornear
    • 1/4 de cdita de bicarbonato de sodio
    • 1 pizca de sal
    • 1 pizca de canela
    • 60 gr de almendra fileteada
    •  1 cdita de vainilla

    Preparación:

    1. Coloca la margarina y el gua en un recipiente que puedas meter en el microondas para derretir la margarina.

    2. Añade la azúcar y la panela de caña y revolver lo necesario para que se mezclen pero que no se disuelva el azúcar.

    3. Añade rápidamente los demás ingredientes exceptuando las almendras, obtendrás una masa suave pero consistente.

    4. Ahora muy cuidadosamente y en tandas ve añadiendo las almendras fileteadas, de tal manera que no se rompan. Lo que yp hice fue, colocándola por tandas a lo largo de la masa e ir tapando con la misma masa, así en todas las direcciones de la masa hasta que las agregué completamente. Todo debe hacerse con mucha delicadeza para que no se rompan mucho las almendras.

    5. Una vez tengas la masa lista, en un molde rectangular, coloca papel de film más grande que el molde, coloca la masa y presiona hasta que esté bien distribuida por todo el molde, tápala con el mismo papel de film y llévala al frigorífico por al menos 3 horas. Esto ayudará poder a cortarla sin problemas.

    6. Saca la masa del frigo y con ayuda de un cuchillo afilado corta cada galleta de entre 1 y 2 mm de grosor, las mías son cerca de los 2 mm porque el pulso no me daba para hacerlas más delgadas, pero encontré que entre más delgadas más crujientes y caramelizadas quedan una delicia total.

    7. Yo horneé todas las galletas en 3 tandas, así que recomiendo cortar las que vayas hornear al momento, y el resto de la masa la metas de nuevo al frigorífico, de manera que conserve la consistencia perfecta para cortarlas cada vez. Dura varios días en el congelador y se puede sacar cada porción cuando uno guste.

    8. Pre caliente el honrno a 180 ºC durante 10 minutos, y hornea las galletas unos 10 minutos por un lado y después voltealas y hornea otros 10 minutos hasta que estén con un dorado precioso y rico jejje.

    9. Deja enfriar y como con lo que más te guste, bien guardadas en envases herméticos pueden durar varios días conservando perfectamente lo crujientes que son.

    Listo disfruta mucho estas ricas y crujientes galletas de almendra belgas.

    ¡Buen provecho!

    Si quieres ver más recetas de Bélgica, pincha en el siguiente logo:

      Ma Angeles

      El autor Ma Angeles

      Madre, esposa, química de profesión y cocinera de corazón. Soy la editora y administradora de Recetasabc.com, un portal web en el que comparto mis recetas caseras, sencillas y deliciosas así como vivencias más allá de la cocina, en el que intento fusionar mi profesión con mi afición.

      8 Comentarios

      1. Hola María!! Estas galletas se ven tan bonitas, me recuerdan un poco a las cantuccini italianas (pero revisando son bien difrentes, quizás es por el formato), ese toque con panela o azúcar mascabado me lo apunto y con canela y almendras una delicia!! Por cierto, las fotos me gustan muchooo.
        besos y feliz semana!

      2. María que ricas galleticas, con esos trocitos de almendras de seguro están geniales. Lo que comentas del azúcar moreno es cierto, a excepción de unas pocas marcas, uno puede darse cuenta que son un fiasco total, por suerte existe la panela.
        Me llevo algunas, con tu permiso. Besitos y me encantó este reto. Besitos!

      3. Maria Angeles me encantan!Tienen una pintaza estupenda…me llevo ahora conmigo tres o cuatro para untar con el cafelito
        besotes guapisima!!

      4. Qué ricas, este sistema de cortar las galletas me resulta muy curioso y más rápido que el cortar sobre la plancha de masa. Estas galletas las he probado (compradas en Briselas) y recuerdo uqe estaban divinas.
        Muchos besos

      5. Que ricas se ven esas galletas! me encantan las almendras y las galletas crocantes. No tengo panela de caña, pero voy a probar con azúcar negra. Me imagino que van a ser un buen acompañamiento para mi té 🙂

        1. Hola Lizet, seguro que e quedarán riquísimas, si la azúcar negra, es la misma azúcar morena, o por lo menos similar, de seguro te quedará de lujo. Y para té estupendas, gracias por pasarte por este rinconcito y comentar. Si las preparas cuéntame como te va.
          Un abrazo!

      Dejanos tu opinión